Lo que se conoce comúnmente como ansiedad crónica es lo que los psicólogos llamamos Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG) y se caracteriza por permanecer en un estado de tensión y preocupación constante. Las personas que padecen ansiedad generalizada suelen preocuparse por adelantado por posibles consecuencias y sucesos que no han  ocurrido, lo cual les produce altos niveles de inquietud.

Síntomas de la ansiedad crónica

Los síntomas de la ansiedad crónica son los mismos que cuando tenemos un pico puntual de ansiedad (trastornos del sueño, temblores, tensión muscular, dolores de cabeza, sensación de falta de aire, irritabilidad, problemas intestinales…), la diferencia es que en este caso se sufre de manera prolongada y constante, no pudiendo frenar ese estado de inquietud, por mucho que se intente racionalizar la situación, dándose cuenta de que la preocupación es desproporcionada.

Aunque la Ansiedad Generalizada no siempre va acompañada de un trastorno depresivo, sí es común que podamos encontrar ambas patologías juntas.

Ansiedad crónica: epidemiología y factores de riesgo

Según la clasificación de la Organización Mundial de la Salud el Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG) es el segundo trastorno psicológico más frecuente tanto en Europa como en Estados Unidos.

Por su parte, el ESEMeD (Estudio Europeo de epidemiología en trastornos mentales), indicó que el 14% de los europeos desarrollará un trastorno de ansiedad en algún momento de su vida.

Pese a que la tasa de padecimiento de TAG en mujeres es superior al de hombres (con una relación 2:1), el género no ha sido considerado un factor de riesgo. Sí se han considerado como tal, la personalidad, la genética o las experiencias vitales.

En otras ocasiones ya hemos hablado de la importancia de los antecedentes vitales, de la capacidad de afrontamiento ante situaciones complejas y de la capacidad de adaptación al cambio como aspectos que mejoran nuestra capacidad de autoprotección psicológica y nuestra inteligencia emocional. Todo ello, junto con las herramientas y recursos de los que dispongamos a la hora de enfrentar una situación difícil hacen a una persona más o menos propensa a sufrir trastornos de ansiedad.

En cuanto a la edad de aparición, es común que su inicio se produzca incluso antes de los 25 años de edad.

¿Cómo controlarla? ¿Son eficaces los tratamientos naturales?

Muchas personas prefieren tratamientos naturales para paliar la ansiedad crónica y son múltiples los estudios que avalan la eficacia de la valeriana o algunos tés para estados de inquietud y nerviosismo. Sin embargo, debemos saber que el Trastorno de Ansiedad Generalizada se trata de una patología y que estos remedios no son suficientes para tratarla.

Será necesario un abordaje terapéutico con un profesional experto y, en ocasiones, un tratamiento combinado de medicación y psicoterapia. Disciplinas como la meditación, el yoga y algunos productos naturales (infusiones, valeriana, etc.) pueden ser de ayuda para el tratamiento y ayudar a la persona a adquirir un estilo de vida saludable frente a su ansiedad.

 Referencias:

Albarracín, G., Rovira, J., Carreras, L., & Rejas, J. (2008). Aspectos económicos y epidemiológicos de los trastornos de ansiedad generalizada: una revisión de la literatura. Actas Españolas de Psiquiatría36(3).

Balsategui, A. R. (2007). Resultados del estudio ESEMeD: ¿ Estamos preparados?. Norte de Salud Mental7(29), 4.

Redpsi es una red de psicólogos online y presencial en España que trabaja por cuidar el bienestar emocional de las personas y potenciar el cambio que necesitan para estar mejor.

Somos un equipo de personas con vocación y pasión por nuestra profesión convencidas de que la salud y el bienestar emocional son el punto de partida para potenciar el desarrollo personal y mejorar la calidad de vida de las personas.

[Total:1    Promedio:5/5]
Pide Cita: 911 59 49 39