¿Ansiedad por comer o comer por ansiedad?​ Al contrario de lo que puede parecer, la psicología y la nutrición están muy unidas. Somos lo que comemos y en muchas ocasiones comemos por cómo nos sentimos. Esto hace de nuestra alimentación y nuestras emociones un círculo vicioso, donde la ansiedad por comer y el comer por ansiedad se dan paso sucesivamente, hasta que tomamos conciencia de ello.

Ansiedad por comer: causas y cómo combatirla

¿Cuántas veces nos hemos sorprendido yendo hacia la nevera a picar entre horas justificándolo con que teníamos ansiedad? A continuación analizamos cómo es esa ansiedad por comer, sus causas y cómo combatirla.

Es cierto que cuando nos encontramos en un estado emocional negativo, como puede ser tener ansiedad por cualquier motivo, estar enfadado o tener un estado anímico bajo, nuestro cuerpo nos demanda comida. Esta necesidad tiene origen en nuestro cerebro, falto de un neurotransmisor llamado serotonina.

La serotonina influye directamente en distintos procesos psicológicos, entre ellos nuestro estado de ánimo. Y para generarlo, nuestro cuerpo utiliza un aminoácido presente en muchos alimentos: el triptófano. En cierta medida, cuando buscamos comida, nuestro cuerpo está recurriendo a posibles fuentes con las que generar este neurotransmisor tan importante.

Sin embargo lejos de lo que puede parecer, los alimentos ricos en triptófano no son a los que solemos recurrir cuando comemos por ansiedad. Algunos alimentos saludables podrían ser: nueces, carnes blancas, huevos, pescado, leche, soja, queso…

Entonces… ¿por qué recurrimos hacia los alimentos más calóricos e insanos? Por una parte, porque en realidad ese “paseo al frigorífico” no responde a una necesidad biológica real, sino a un intento de llenar un vacío emocional con comida. Y por otra, porque estamos condicionados por malos aprendizajes y mensajes sociales y comerciales dañinos. Las grandes marcas han logrado convencernos de que la mejor solución para un problema de pareja es un bote grande de helado, sofá y una cuchara, o que beber refrescos altos en azúcar puede darnos la felicidad. Buscamos sentirnos bien con estrategias que inician un círculo vicioso que acabará haciéndonos sentir aún peor, física y emocionalmente.

¿Cómo puedo quitar yo la ansiedad por comer?

Para quitar la ansiedad por comer, te recomendamos algunas pautas:

  • Para controlar la ansiedad por comer compulsivamente, lo mejor es averiguar por qué lo haces, cuál es la causa emocional que subyace a esa necesidad de comer sin tener hambre. Para ello, te recomendamos que busques un/a psicólogo/a que pueda ayudarte a descubrir la causa por la que asaltas constantemente la nevera.
  • Intenta también escuchar a tu cuerpo para poder decidir si es hambre lo que estás sintiendo o por el contrario la llamada que te hace la comida es innecesaria para tu organismo y tiene una causa emocional.
  • No llegues con hambre al final del día: es muy frecuente que nos entre ansiedad por comer de noche, después de haber controlado la ingesta durante todo el día y como consecuencia, nos peguemos un atracón. A estas horas solemos estar cansados y nuestra fuerza de voluntad es más baja, por lo que evita llegar con hambre a la hora de la cena. Ten preparadas algunas recetas o platos que puedas servir en poco tiempo, evita tener en casa alimentos insanos y de fácil acceso, de modo que controlando el contexto te facilites hacer buenas elecciones.
  • Haz algo de ejercicio físico ya que con el ejercicio nuestro cerebro libera múltiples sustancias como la dopamina o la serotonina que hacen aumentar el bienestar psicológico y por tanto reducirá nuestra necesidad de comer con ansiedad.
  • Intenta no recompensarte a base de comida. Un error muy común es comer algo que nos encanta para recompensarnos por haber realizado algo bien o por haber tenido un día duro. Rompe esa asociación, sustituyéndolo por otros hábitos como hacer yoga o meditación, tomarte un rato para ti, para dedicárselo a una afición o a cuidarte…

¿Existe tratamiento para la ansiedad por comer?

Muchos nos preguntáis si para combatir y controlar la ansiedad por comer se pueden utilizar pastillas. El tratamiento para la ansiedad por comer es el mismo que el de la ansiedad que se manifiesta de otros modos y está sujeto a la valoración de un profesional en cada caso específico. La medicación se utilizará en casos en los que otras técnicas como el control emocional o la relajación no sean suficientes para frenar el problema. Recuerda que la medicación es un recurso pero nunca debe ser el primero.

Nuestra nutrición influye en nuestras emociones

Por otro lado y como hemos comentado al principio, el tipo de alimentación que llevas también puede influir en tus emociones, esto cierra el círculo de emoción-nutrición, y es que no todos los alimentos que ingerimos tienen el mismo efecto sobre nuestro organismo.

¡Si quieres saber más sobre este tema síguenos en redes! Próximamente, seguiremos hablando de Psicología y Nutrición, concretamente sobre “cómo influye lo que como en mi cerebro y mis emociones”

 

Redpsi es una red de psicólogos online y presencial en España que trabaja por cuidar el bienestar emocional de las personas y potenciar el cambio que necesitan para estar mejor.

Somos un equipo de personas con vocación y pasión por nuestra profesión convencidas de que la salud y el bienestar emocional son el punto de partida para potenciar el desarrollo personal y mejorar la calidad de vida de las personas.

[Total:3    Promedio:3.7/5]
Pide Cita: 911 59 49 39