La imagen de uno mismo es uno de los componentes más importantes a la hora de construir nuestra personalidad y es la adolescencia el período más crítico de desarrollo de esta. Sobre cómo trabajar y mejorar la autoestima en adolescentes, os hablamos en este post.

En la etapa de la adolescencia el conocimiento de uno mismo y los juicios evaluativos son fundamentales para construir una identidad sólida. Antes de nada debemos saber que los juicios evaluativos son las opiniones que nos generan nuestras propias características por separado y si las consideramos positivas o negativas. Estas valoraciones tomadas en conjunto van a construir nuestra autoevaluación y por ende nuestra autoestima.

Una vez conocemos cuáles son las relaciones entre todos estos conceptos debemos preguntarnos por su origen. ¿Cómo se construye el autoconocimiento? ¿Cómo se realizan los juicios evaluativos?

Una parte importante de ellos se encuentra en el feedback que el mundo nos devuelve tras la realización de acciones o ante características de nuestra conducta y personalidad. De esta manera, si la imagen que nos devuelve el exterior es mayoritariamente negativa, la probabilidad de que vayamos construyendo cada vez una peor imagen de nosotros mismos es mucho más elevada.

Si por el contrario nos vemos reforzados positivamente por el exterior, iremos fortaleciendo aquellos aspectos y acciones que han sido considerados de manera positiva, teniendo más posibilidad de evaluarlos positivamente y por tanto de ser repetidos en el futuro.

Cuando hablamos de adolescencia, cabe destacar además que sobre todo en esta etapa vital del individuo, ese feedback no es sólo comportamental o emocional, sino que toma mucha importancia el componente físico. Es decir, lo que los demás piensen de la imagen y del aspecto del adolescente, puede influir también con fuerza en la construcción de la imagen que tenga de sí mismo. 

Otros factores relacionados que pueden condicionar la autoimagen son:

  • La propia auto-observación del sujeto, que también puede tener que ver con cómo el sujeto observa que los demás se comportan con él.
  • La comparación que él haga respecto a otras personas de su ambiente.
  • La propia memoria.

En cualquier caso, ya sea por unas razones o por otras, podemos comprobar que el exterior, aunque no es el único factor que condiciona el grado de autoestima, sí es una gran variable influyente.

Por este motivo hoy vamos a intentar ahondar en algunas actividades que puedan ayudar a mejorar la autoestima en adolescentes. Un refuerzo externo en estos momentos puede ayudarle a construir un concepto de sí mismo más positivo y consistente.

Cómo mejorar y reforzar la autoestima en adolescentes

A continuación presentamos algunas dinámicas de trabajo para mejorar y reforzar la autoestima en adolescentes. 

Anímale a realizar nuevas tareas

La adolescencia es un periodo de autodescubrimiento. Por esto, realizar nuevas tareas o descubrir nuevos hobbies puede ayudarle a descubrir cosas que se le dan bien y nuevas facetas de sí mismo, lo que aumentará en gran medida su autorrealización.

Dale feedback sobre las cosas que hace bien

Ante tantos cambios, lo más habitual es que tendamos a recriminar los aspectos negativos y los cambios de conducta del adolescente. Esto es necesario, pero igual de importantes son las observaciones positivas acerca de la persona adulta en la que se va convirtiendo. Esto le ayudará a ver aspectos que le agradan de sí mismo a través de los ojos de los que más le importan. 

Invítale a fijarse metas y ponerse retos

Fijarse metas genera un gran sentido para la persona, y ver cómo las va alcanzando le proporcionará un reforzamiento muy positivo que alimentará su autoestima. 

Comunicación

Con un adolescente la comunicación es clave. Tiene que sentir que se le considera un miembro valioso del núcleo familiar, que ya no es un niño y por tanto puede empezar a hablar con mayor igualdad con los adultos. Razonarle las negociaciones y concesiones que se le hacen puede ayudar a la negociación entre padres e hijos. 

Establecimiento de normas justas y coherentes

Por supuesto el punto anterior tiene que ir unido con un establecimiento de normas justas y coherentes, que no sean vividas por ningún miembro como una imposición arbitraria e irracional en contra de su bienestar. 

Ayúdale en la medida de lo posible a definir quién quiere ser

Esta es la meta más grande que uno puede fijarse y por su magnitud es muy complicada de definir para un adolescente. A través de su personalidad y de sus valores puedes ir orientando su camino, sin decidir con él pero ayudándole a descubrir quién es y quién quiere ser.

 Si quieres saber más sobre autoestima puedes leer nuestro post sobre  Actividades para mejorar la autoestima en niños y Cómo sé si mis hijos tienen la autoestima baja

 

Referencias:

Fierro, A. (1991). Autoestima en adolescentes. Estudios sobre su estabilidad y sus determinantes. Estudios de Psicología12(45), 85-107. 

Naranjo, M. D. C. R., & González, A. C. (2012). Autoestima en la adolescencia: análisis y estrategias de intervención. International Journal of Psychology and Psychological Therapy12(3), 389-404. 

Branden, N., & Wolfson, L. (1989). Cómo mejorar su autoestima. Paidós.  

 

     

    Redpsi es una red de psicólogos online y presencial en España que trabaja por cuidar el bienestar emocional de las personas y potenciar el cambio que necesitan para estar mejor.

    Somos un equipo de personas con vocación y pasión por nuestra profesión convencidas de que la salud y el bienestar emocional son el punto de partida para potenciar el desarrollo personal y mejorar la calidad de vida de las personas.

    [Total:1    Promedio:5/5]
    Pide Cita: 911 59 49 39