¿Llorar o no llorar? ¿Cuándo hay que hacerlo? ¿Cuándo no se debe? Estas preguntas no tienen una respuesta desde la psicología, ya que la adecuación del llanto a situaciones determinadas es una concepción que ha sido socialmente aceptada.

Una de las situaciones en las que se ve más claramente es ante la pérdida de un ser querido. Muchos pacientes acuden a consulta preguntándonos: ¿por qué no puedo llorar la muerte de mi madre? La realidad nos dice que no por llorar más se procesa mejor el dolor o se siente más la pérdida de un ser querido. No queremos más a alguien cuanto más lo lloramos.

Nadie ha de decirte cómo te debes sentir, si debes o no llorar

Las personas somos complejas, únicas y diferentes y hay tantas formas distintas de sentir como personas existen. El duelo, al igual que muchas otras situaciones de tristeza y desconsuelo por las que un individuo puede pasar a lo largo de su vida, no es universal y por tanto nadie ha de decirte cómo te debes sentir, si debes o no llorar.

Ante situaciones emocionalmente complejas, las personas desplegamos nuestras herramientas más eficaces para volver al estado inicial y volver a encontrar la estabilidad. Por eso, todo depende de cuáles sean tus mejores herramientas de afrontamiento ante este tipo de situaciones.

Mientras que para una persona llorar puede ser la vía más eficaz para aliviar sus sentimientos, para otra puede ser estar en soledad reflexionando sobre lo que le ha ocurrido. Y no se puede discernir cuál de las dos estrategias es mejor, ya que ambas son eficaces para las personas que las han puesto en marcha, y que cumplan su cometido es lo realmente importante.

Quiero llorar y no puedo… ¿qué hago?

Partiendo de esta base, la primera pauta que podemos proporcionarte es: ¡NO TE PRESIONES si no sientes ganas de llorar!

Puede ser que no sea el momento o el lugar en el que tú te sientas cómodo/a o que tus estrategias de afrontamiento, como hemos explicado anteriormente, no incluyan el llanto como una herramienta efectiva; o que necesites dejar un poco de tiempo para que la intensidad de la emoción “asiente” y pueda dejar paso a otras emociones.

No debemos instalarnos en el “quiero llorar y no puedo”. Tampoco se trata de aprender a llorar, se trata de descubrir cuáles son las maneras más eficaces PARA TI, que hagan sentir mejor ante situaciones de inestabilidad.

Deseo llorar pero no puedo

Una situación muy diferente es aquella persona que aun siendo el llanto una estrategia adecuada para él/ella no llora por otros motivos, como por ejemplo no “querer cargar a sus familiares y amigos con su dolor” o pensar que “no puede permitirse llorar”. Esta persona, al contrario que en el caso anterior, tiene deseo de llorar pero no puede porque no se lo permite a sí misma.

En este caso lo más perjudicial es que puede dificultar la elaboración de la situación dolorosa debido a un bloqueo emocional. Cuando no salen las lágrimas porque se están reprimiendo, acudir a un especialista puede ayudarte a aprender a procesar tus emociones, a darte el derecho a experimentar tu dolor como lo estés sintiendo y permitirte llorar para desahogarte, si es lo que necesitas.

Las lágrimas poseen múltiples beneficios para nuestra salud emocional

De hecho, las lágrimas poseen múltiples beneficios para nuestra salud emocional:

  • Producen relajación al sistema que ante el estresor se encuentra sobreactivado. Esto es debido a que activan el sistema nervioso parasimpático, que es el encargado de la distensión y relajación de nuestro cuerpo.
  • Liberan sustancias beneficiosas para nuestro organismo, incrementando nuestro bienestar. Estas sustancias son por ejemplo la oxitocina o las endorfinas. Y esto a su vez hace que disminuya el cortisol y la adrenalina, causantes del estrés y la sensación de alerta.
  • Sus beneficios no acaban en los mecanismos físicos que residen en nuestro cerebro, también tienen una función social importante, ya que a veces expresar con palabras que se necesita ayuda no es fácil. Las lágrimas pueden ayudar a que los demás sepan que necesitas de ellos en ese momento. También pueden ayudar a conocerte mejor, a saber cuándo necesitas desahogarte emocionalmente y cuál es tu mejor manera de hacerlo en cada momento. 

 

Referencias:

Gračanin, A., Bylsma, L. M., & Vingerhoets, A. J. (2014). Is crying a self-soothing behavior? Frontiers in Psychology5, 502.

Redpsi es una red de psicólogos online y presencial en España que trabaja por cuidar el bienestar emocional de las personas y potenciar el cambio que necesitan para estar mejor.

Somos un equipo de personas con vocación y pasión por nuestra profesión convencidas de que la salud y el bienestar emocional son el punto de partida para potenciar el desarrollo personal y mejorar la calidad de vida de las personas.

[Total:1    Promedio:5/5]
Pide Cita: 911 59 49 39