Seguramente alguna vez te has levantado pensando: “¡No tengo ganas de hacer nada, solo quiero dormir!” Y te hayas dado la media vuelta en la cama al escuchar el despertador con la intención de escaparte de tus obligaciones y quedarte en la cama descansando el resto del día. Pero ¿te imaginas levantarte cada día con esta sensación?

El sueño es uno de los indicadores de salud más importante

El sueño es uno de los indicadores de salud más importantes que tenemos y además es vital para nuestro bienestar físico y emocional. Suele ser, junto con la alimentación, uno de los aspectos en los que antes indagan los profesionales de la salud en una entrevista clínica.

Tener sueño durante el día y la falta extrema de energía incluso habiendo dormido las horas necesarias o sufrir un cambio en nuestros patrones de sueño, puede ser signo de alerta acerca de que algo no esté yendo bien en nuestra salud. Y si bien esto puede deberse a una patología de carácter físico, también los problemas a nivel psicológico pueden manifestarse a través de alteraciones en nuestro sueño y nuestro descanso.

Otro de los síntomas clave que puede indicar una afectación en nuestras emociones

Otro de los síntomas clave que puede indicar una afectación en nuestras emociones es el sentimiento mantenido de apatía o desinterés a niveles extremos. El hecho de que de repente ningún día te apetezca salir de la cama o hacer las actividades que antes hacías con normalidad, que te aburra todo lo que haces o incluso que dejen de interesarte cosas que antes despertaban pasión en ti. 

La motivación es una parte esencial de nuestra vida que todos necesitamos. Por tanto, todos intentamos buscar actividades y retos que nos produzcan emoción y ganas de superarnos a nosotros mismos. Una carencia de esos momentos que dan sentido a nuestro día a día puede generarnos un sentimiento de vacío interno perjudicial para nuestra salud emocional. 

Esta sensación suele ir acompañada, como es lógico, de un estado de ánimo bajo, en el que predominan sentimientos de tristeza, baja autoestima, pensamientos negativos y derrotistas, preocupaciones constantes y estados de ansiedad sin motivo aparente. 

Es importante que tengamos en cuenta esto último: “sin sentido aparente”, ya que alguna vez podremos tener muchos de estos estados emocionales asociados a un suceso puntual, por lo que probablemente serán transitorios y no una señal de alarma. Por ejemplo, una ruptura de pareja o la pérdida de un ser querido. 

Solo si estos síntomas persisten en el tiempo, deberemos empezar a pensar que nuestro cerebro nos está mandando señales y que debemos buscar ayuda. 

Además de todo lo anterior, tengamos en cuenta que los síntomas psicológicos también pueden ir de la mano de manifestaciones más físicas, como dolores persistentes de cabeza o la falta de apetito, opresión en el pecho, dolores musculares, etc. La presentación de varios de estos síntomas sin causa física identificada, son motivo para ponernos en alerta y valorar qué nos puede estar pasando. Y llegado el momento, actuar para no dejar que los sentimientos negativos sigan adueñándose de nuestras vidas. 

Ahora ya he identificado los síntomas pero… ¿Qué es lo que me pasa? ¿Por qué no tengo ganas de hacer nada? ¿Por qué solo quiero dormir?

Como ya hemos dicho, nuestro cuerpo puede mandarnos señales físicas de que estamos enfermos, como fiebre alta, sarpullidos en la piel, temblores…. Pero lo que mucha gente desconoce es que nuestro cerebro también manda señales a nivel emocional cuando sus niveles de salud no son los correctos.

Son muchos los pacientes que acuden a profesionales de la psicología derivados por sus médicos de cabecera, a los que acudieron pensando que esas alteraciones del sueño, del apetito y del estado de ánimo, se trataban de los signos y síntomas de una patología física que podría curarse con un fármaco que él les administrara. 

Es importante que podamos como pacientes distinguir si lo que nos sucede puede ser debido a algo físico o si por el contrario es algo emocional, ya que podemos ahorrar tiempo y ponerle solución cuanto antes a nuestras dolencias. Y si no somos capaces de verlo a tiempo, que sepamos confiar en el profesional o las personas de nuestro entorno que nos avisan de que “algo no va bien” y seamos capaces de pedir ayuda. 

Por ejemplo, los síntomas descritos con antelación, que son indicador de un estado de ánimo deprimido, con una detección y tratamiento tempranos pueden acortarse, antes incluso de que estos desemboquen en una enfermedad psicológica bastante más grave: la depresión mayor. 

La depresión como trastorno tiene tratamiento. Con la correcta atención profesional en la mayoría de los casos puede curarse. Sin embargo, ¿no es mejor prevenir que curar? 

Todo lo que sucede con nuestro cuerpo, sucede con nuestra mente. Y al igual que con las enfermedades físicas, una temprana detección de los síntomas psicológicos también es vital de cara al pronóstico de la enfermedad. 

¡SI LO DETECTAS, ACTÚA!

 

Redpsi es una red de psicólogos online y presencial en España que trabaja por cuidar el bienestar emocional de las personas y potenciar el cambio que necesitan para estar mejor.

Somos un equipo de personas con vocación y pasión por nuestra profesión convencidas de que la salud y el bienestar emocional son el punto de partida para potenciar el desarrollo personal y mejorar la calidad de vida de las personas.

[Total:1    Promedio:5/5]
Pide Cita: 911 59 49 39